UniJason (TFG)

Desarrollo de un Sistema Multiagente basado en creencias, deseos e intenciones para modelar personajes autónomos en videojuegos utilizando Jason y Unity

González Jiménez, Sergio

Trabajo Fin de Grado dirigido por Federico Peinado y Javier Vela, defendido en el año 2018, y cuyo autor obtuvo la calificación de Sobresaliente.

Los videojuegos siempre han querido incorporar personajes autónomos como parte de sus mundos de ficción. El problema de la IA en personajes de videojuego no es tanto el ser avanzada sino que requiere credibilidad, y ser suficientemente expresiva como para que el jugador “entienda” lo que hace el personaje. Un modelo interesante de IA es el que considera lo que el personaje cree saber sobre el mundo, los deseos que tiene y las intenciones que es capaz de desarrollar para satisfacerlos en forma de planes.
Usar técnicas simbólicas de IA y herramientas pensadas para la depuración de sistemas multiagente con este tipo de arquitecturas puede ayudar a desarrollar y convencer a la industria de que es posible tener personajes inteligentes y capaces de “explicar” sus comportamientos.
Con el fin de explorar nuevas tecnologías para crear personajes en videojuegos, se propone utilizar el modelo de Creencias-Deseos-Intenciones y una combinación de plataformas (Unity como entorno de desarrollo de videojuegos, y Jason como plataformas para desarrollar y depurar sistemas multiagente BDI) para conseguir personajes inteligentes.
Se propone para ello un conector UniJason, basado en otro TFG (Sánchez-López, Romero, y Martín-Solís, 2016), con un protocolo mejor definido de mensajes que se intercambian de manera bidireccional, y un diseño genérico aplicable a cualquier tipo de videojuego.
Para probar este sistema se ha desarrollado un videojuego, Miners of the Broken Planet (en homenaje a la superproducción española de Mercurysteam, Raiders of the Broken Planet). En éste, el jugador puede manejar a distintos personajes, cada uno con un rol, tareas y personalidad diferentes.
Las pruebas con usuarios reales realizadas confirman que el conector funciona, y que el juego también es comprensible para las personas que lo juegan.

ePrints UCM

Deja una respuesta